En el contexto de la celebración del Día de La Morea, Carnicería Zugasti abría sus puertas hace unos días. Ubicada dentro de las instalaciones del supermercado Día, Juan Carlos Mañú nos cuenta que han arrancado muy bien y que la clientela ha respondido.  

Una reforma total en la antigua ubicación que iba a dilatarse en el tiempo fue el factor decisivo para que Juan Carlos Mañú, Gerente de Carnicerías Juan Carlos, decidiese buscar un nuevo emplazamiento para Carnicería Zugasti. “Busqué una alternativa similar y la zona de La Morea me gustaba de siempre. A los del Día les gustó mucho la idea de que viniese aquí”-nos contaba Juan Carlos. Y fue dicho y hecho porque, en seis días estaba hecha toda la obra. El resultado: un amplio mostrador donde se despliegan los variados productos y la calidad que define a estas carnicerías.

Distinta ubicación, idéntica filosofía

El comienzo en el nuevo punto de venta ha sido exitoso, y es que, “Más o menos el 75% de la venta es con clientes que ya teníamos de Lidl. Al cerrarnos aquello había que buscar alternativas y, como ha coincidido con que estoy en un periodo de expansión, había que aprovechar”.

Respecto a los productos, en cuanto a la ternera y el cordero de Navarra, “Vamos a más volumen, lotes, ofertas, y no son de Denominación de Origen. El pollo y el cerdo sí. Los elaborados son los mismos”. Por supuesto, todos ellos con la misma calidad y mimo de siempre, pero teniendo en cuenta las necesidades y particularidades del punto de venta en que se ubican…

El personal sigue siendo el caballo de batalla, aunque, en este caso ha sido más sencillo puesto que Juan Carlos contaba con la ventaja de que cuenta con el personal de Lidl que ya tenía.

La organización, la clave

Dirigir varias carnicerías es una tarea que requiere, sobre todo, de dos conceptos clave: organización y control. “Con el volumen que tengo, tienes que tenerlo todo muy bien estructurado. Yo soy gerente y luego están el encargado, el encargado general y el de personal. Después hago un seguimiento para que funcione y superviso al personal, las compras y la gestión de pedidos. Son un montón de cosas: seguros, tema financiero, personal, organización y cómo se estructura una empresa. En cierto modo, es como tener un hijo. Al segundo le añades la experiencia del primero. Lo difícil es arrancar”.

Y ea que, aunque muchas veces Juan Carlos no esté en carnicería deshuesando propiamente, está encargándose de la coordinación y gestión y todos los días pasa por todas las tiendas a supervisar que todo está en orden, se encarga asimismo de negociar precios con proveedores y asegurarse de que los productos llegan a las tiendas. “Con esta estructura es más fácil añadir tiendas, siguiendo este orden”.
Un continuo trabajo, en definitiva, es lo que permite que día a día el negocio salga adelante. “No parara, estar siempre en constante movimiento es la clave”-explicaba. Y para muestra un botón porque, además del trabajo en las carnicerías, el próximo 10 de noviembre Juan Carlos acudirá a Burgos a impartir un curso de unas 3-4 horas para profesionales, donde tratará aspectos relacionados con la gestión de la carnicería, el tema de los márgenes de precios, así como acerca de la gestión y los escandallos.
Que la maquinaria no pare.