Dos semanas después de la celebración de la decimoquinta edición de nuestro tradicional concurso de chistorra, hemos charlado con su ganador este año, Santiago Molinero, que hace un balance positivo de estos días y nos cuenta, entre otras cosas, la sorpresa que supuso alcanzar el primer premio tras quedar hace un par de ediciones en sexta posición. 

¿Desde cuándo llevas en el negocio de la carnicería? ¿Cómo empezaste? 

Tenía un hermano carnicero que trabajaba para Antonio Aranda, de Falces, y empecé ayudándole y luego, cuando terminé los estudios, estuve cerca de un año en la carnicería Doña Blanca de Navarra y después me bajé a Jesús Fernández, de la Mañueta, hasta los 22 años más o menos. Tiempo después me independicé junto a mis hermanos, que tenían carnicería, uno en Barañáin y otro en Pamplona. Con el tiempo la de Pamplona se nos quedaba un poco pequeña para hacer embutidos y nos bajamos a Burlada. Yo me quedé aquí y ahora un hermano está en Barañain -otro puso en Mendillorri y luego ya se jubiló-. 

¿Qué tipo de productos vendéis en el establecimiento? ¿Ocupa la chistorra un lugar importante en las ventas diarias?  

Últimamente se veía que la venta de chistorras, salchichas… se iba incrementando, Siempre hemos hecho cosas caseras: Sanjacobos, escalope de ternera de magro, hamburguesas de todo tipo… Morcilla, relleno, Frankfurt, paté… Un poco de todo. 

Gusta hacer el embutido reciente, que como mucho tenga dos, tres días, y a veces te quedas con algo cojo, si haces una cosa no da tiempo a hacer otra, así que vas eligiendo un a gente que sabes que trabaja bien y compras. Como te conoces muy bien a la clientela, siempre le recomiendas, le intentas decir que se lleve lo que está mejor. Igual te vienen con una idea y le puedes ofrecer otra que quizá le salga mejor. 

 

Hace un par de años quedamos en una sexta posición y eso nos ha animado todavía más a ir mejorando poco a poco nuestro producto”.
– Santiago Molinero –

¿Cómo decidís presentaros al concurso? ¿Ha habido más ediciones a las que os hayáis presentado?

Ya llevaba tiempo, igual hará 8-10 años que pensé en presentarme, por intentar algo. Ya hace dos años quedé el sexto y otros años, como no entraba dentro del ratio de últimos, iba más relajado en ese aspecto, ya no es la incertidumbre de quedar entre los diez últimos. Pero, como digo, hace un par de años, antes de la pandemia, subimos al sexto lugar y hemos ido intentando mejorar poco a poco. 

¿Cómo viviste el día del concurso? ¿Y la noticia de que habías resultado ganador?

Sorpresa total, porque, lo que te digo, el último año que llegamos a esa posición, nos acercamos más. Van nombrando van nombrando y no te escuchas entre ellos, hasta que escuchas tu nombre. 

¿Qué debe tener según tu criterio una chistorra de calidad? 

Lo principal es la carne, una papada y panceta de calidad, la tripa también hace mucho. Que no sean duras, correosas a la hora de comer. Y el pimentón, a la hora de que la deje de un color más vistoso o más oscuro, te da un tono u otro. Es un poco elegir los productos. Para mi el pimentón y la tripa son bastante importantes. 

Participar en el concurso me parece importante, no solo por el premio, sino por la relación que se establece entre la gente del gremio. Es interesante dialogar, compartir ideas e intentar hacer cosas para atraer a la gente joven”.
– Santiago Molinero –

¿Qué balance haces desde el día del concurso? ¿Cómo está yendo la venta de chistorras desde entonces? 

Se ha incrementado bastante. Luego quien viene a por chistorra a la tienda te pica alguna cosa más. Sobre todo la primera semana ha sido de mucha actividad, aunque de cara al fin de semana se vuelve a movilizar el tema un poco para los que vienen de fuera o se van a pasarlo fuera. Concretamente unos catalanes estaban en Olite rodando una película, se enteraron y subieron a comprarla. 

¿Y del resto de productos? ¿Ha atraído más compradores el reclamo de ganar el concurso?  ¿Qué os dice vuestra clientela habitual del premio? 

Nos dicen que se alegran por nosotros y por el barrio, porque quieras que no, le vas dando vida. Estamos en la zona hacia el ayuntamiento, las tiendas se van cerrando y se va apagando un poco el barrio, y también de cara al invierno, que hay más oscuridad y, si le das movimiento, parece que la gente se pone más contenta. Esto va por ciclos, los barrios envejecen pero se sigue construyendo más casas y viniendo gente. 

¿Piensas seguir acudiendo a este tipo de concursos? ¿Por qué te parece importante hacerlo?

Sí, seguir voy a seguir. Me parece que, aparte de por el concurso, es importante lla relación que se establece entre los que vamos. Antiguamente quizá éramos un poco más la competencia, pero ahora es distinto, te relacionas con otra gente del gremio, dialogas… 

Eso me gusta. Es interesante y bueno a la hora de hacer cosas para intentar atraer a la gente joven. Unos tenemos unas ideas y otros otras, pero está bien el compartirlas.