Productos locales con denominación de origen en el corazón de Pamplona. Es lo que vende Gur Gur, Delicias de la Estafeta, en la tienda regentada por Natxo, que lleva desde 2012 acercando a lugareños y foráneos lo mejor de cada rincón de Navarra.

Hace una década que Natxo Ainzua dio el paso de montar una tienda de venta de productos navarros. El lugar escogido, la calle Estafeta de Pamplona, punto neurálgico de la ciudad y un claro reclamo turístico. Según explica Natxo,“Me lancé yo solo porque me quedé en el paro, siempre había trabajado de autónomo, y se me ocurrió la idea, y pensé que la calle Estafeta era un buen sitio”. 

Algo que no pensó de la noche a la mañana, sino que venía rondándole por la cabeza desde hacía tiempo “Fui mirando por conserveras y distintos elaboradores y sumando cada vez más productos”. La idea desde el principio se enfocaba, no solo a los turistas que visitan el municipio, sino pensando también en gente de Pamplona a la que vender productos de otros pueblos. De hecho, con la pandemia ha seguido abierto y vendiendo producto a la gente de aquí. 

En cuanto al público foráneo, “El extranjero tiene que llevarse más el dulce, que lógicamente es más fácil de transportar”. Por su parte, el turista nacional “se lleva chistorra, queso, espárragos, patxarán… La chistorra se vende mucho, se relaciona con Navarra. Esta es una labor que hay que agradecer a los carniceros y al concurso, que hacen que se conozca y que dan también a conocer una buena chistorra. Han hecho mucha labor de difusión”-asegura.  

Y trabajo de difusión hace también Gur Gur, que es el perfecto escaparate para dar a conocer la chistorra. Tal y como nos cuenta Natxo, “A veces prueban la chistorra a través de mi tienda y luego llaman directamente a la carnicería. Yo, aparte, hay algunas que las sigo vendiendo porque me gustan”. 

Sin el concurso y el impulso de los carniceros, la chistorra solo la conocerían los navarros. Se ha hecho una gran labor de difusión; la gente fuera la conoce por eso, se ha ido haciendo cada vez mejor y ha ido cogiendo fama” Natxo Ainzua –

Un producto transfonterizo

Gracias a Internet, la gente conoce mucho la tienda de antemano, y también por supuesto, gracias al impulso del boca a boca, esencial para cualquier negocio. Tal y como nos cuenta Natxo, “Se acerca gente nueva que pasa y nos conoce y se vende también mucho gracias a la venta online”.

Más allá de nuestras fronteras, una chica mejicana es asidua de la chistorra, así como también navarros que viven en Munich y que igualmente la adquieren, o suizos que la compran. Fuera de Europa, según nos explica Natxo, no la mandan puesto que se queda en la aduana.

Sin duda, un producto que goza de buena salud y que, gracias al impulso de tiendas como Gur Gur, logra asentarse como un producto de calidad, versátil en sus aplicaciones culinarias y asociado con la comunidad foral.

“Estoy encantado con los carniceros; se lo trabajan, se esmeran y hacen una chistorra buenísima”, concluye Natxo. Por eso cada año Natxo se encarga de adquirir la chistorra ganadora del concurso para venderla entre sus productos selectos.

Desde aquí y, por la parte que nos toca, nos encanta saber que nuestro producto está en tan buenas manos, y por supuesto le deseamos a Natxo Ainzua que Gur Gur goce igualmente de muy buena salud siempre en la venta de todos sus productos.