Cuando se cumplen 88 años de historia de la marca, se ha decidido estrenar nueva imagen y nombre como respuesta a una necesidad de transformación y como símbolo de su afán de mejora constante

Ante un panorama socio-económico en constante cambio, las empresas, como estructuras vivas que son,  necesitan renovarse cíclicamente para responder y adaptarse a los nuevos ecosistemas.

Es lo que le ha sucedido a la organización, que ha virado sus estrategias tras llevarse a cabo, durante un periodo de dos años, una serie de estudios de percepción entre los socios para detectar posibles áreas de mejora como empresa. Además, paralelamente se desarrollaron varias investigaciones que perseguían conocer la proyección e imagen social de los profesionales de la anterior FEDECARNE, ahora CARNIMAD, entre los consumidores de carne. Los resultados obtenidos revelaron que la imagen había quedado obsoleta para cumplir con los objetivos estratégicos de la asociación: posicionarse como referente ante la sociedad y prestigar al profesional- indicaba Lola Barragán, Directora de Comunicación de CARNIMAD.

Un nuevo nombre e imagen para seguir trabajando en la defensa de los mismos valores e intereses que han venido haciendo desde su creación.

No solo un cambio de imagen

Esta renovación era necesaria tanto desde el punto de vista de la imagen, como del nombre, que había dejado de funcionar conceptualmente. Y es que, en su objetivo de reconectar con los más jóvenes necesitaba un nuevo aire. Tal y como explicaban Laura Alegre, Communiy Manager, y Lola Barragán, la palabra Asociación tenía connotaciones muy positivas hace 30 años, pero no entre las nuevas generaciones, que se mueven en entornos colaborativos, no asociativos. Como explicaba Lola, “si queríamos rejuvenecer la marca para llegar a los nuevos públicos, no bastaba con cortarnos el pelo y darle un nuevo aire a nuestro estilismo, sino que teníamos que rebautizarnos para llegar a los más jóvenes con nuevas propuestas de valor”. Tras barajarse y analizar más de 100 nombres, finalmente se han decantado por el que consideran mejor para acompañarles en esta nueva etapa: joven, fresco, y que se asocia con escenarios propios de este público.

Además también han estrenado nueva web, más acorde a todo el cambio de imagen y con un diseño renovado, mucho más clara e intuitiva y con una información más completa. En cuanto a la presencia en las redes sociales, tal y como aseguraba Laura, “es una forma no invasiva de estar en contacto diario con nuestros asociados, profesionales del sector de otras provincias e incluso de otros países y continentes, así como con empresas y organizaciones relacionadas con nuestra actividad”.

Por otra parte, fuera de las redes sociales se ha creado una nueva newsletter con la que mantener a los suscriptores informados mensualmente y a través de la cual los usuarios pueden darse de alta como socios y suscribirse a la revista La Carne a través de dicha página.

CARNIMAD es la Asocación de Carniceros y Charcuteros de Madrid, cuya finalidad es la defensa de los intereses de sus afiliados. Fundada en 1931, en la actualidad cuenta con más de 1.300 asociados y lleva 88 años trabajando en todos aquellos asuntos que afectan al comercio especializado de la carne, así como a los profesionales de este sector.

Un nuevo nombre e imagen para seguir trabajando en la defensa de los mismos valores e intereses que han venido haciendo desde su creación.

CARNIMAD es la Asocación de Carniceros y Charcuteros de Madrid, cuya finalidad es la defensa de los intereses de sus afiliados. Fundada en 1931, en la actualidad cuenta con más de 1.300 asociados y lleva 88 años trabajando en todos aquellos asuntos que afectan al comercio especializado de la carne, así como a los profesionales de este sector.