El Gremio de Carniceros de Navarra, en colaboración con el Instituto de Innovación y Sostenibilidad en la Cadena Agroalimentaria IS-FOOD, entidad perteneciente a la UPNA, ha iniciado una campaña para impulsar el consumo de carne y reforzar los argumentos de venta en el establecimiento.  MªJosé Beriain, Profesora de la UPNA y experta en Bromatología asegura que “los informes de la ONU no dicen que no se consuma carne, sino que hablan de revisar los sistemas de producción actuales y utilizar los recursos que hacen falta”.

Bajo el eslogan “Recuerda, la carne es fuente natural y sostenible de proteínas, hierro y vitamina B12”, el GCN ha desarrollado una serie de materiales a disposición de nuestros asociados con el objetivo de establecer una proyección a largo plazo. La primera de muchas otras campañas que vendrán, teniendo siempre el foco en al importancia de nuestro producto dentro de la dieta mediterránea.

 

Reflexionamos con la profesora y experta en Bromatología, MªJosé Beriain sobre los beneficios del consumo de carne fresca y los perjuicios para la salud que acarrea prescindir de ella. Una corriente que se ha extendido últimamente en el mundo y que tiene que ver con motivos religiosos, éticos, más relacionados con estilos de vida y que carecen de base científica alguna.

¿Por qué ultimamente el consumo de carne es un tema tan denostado? ¿Con qué argumentos podemos rebatir esta tendencia?

En el fondo no podemos dejar de aceptar que ha habido un exceso de explotación de recursos de la Tierra. Tenemos que hacer un esfuerzo por cambiar el modelo productivo por un sistema de sotenibilidad, con productos locales. Los informes de la ONU no dicen que no se consuma carne, sino que hablan de cambiar ese modelo productivo para utilizar los recursos que hacen falta. Revisar los sistemas de producción en general y poner en marcha un modelo productivo que tenga estos indicadores de sostenibilidad y que la selección alimentaria tiene que venir de actuaciones orientadas a mantener una dieta equilibrada. Revistas de prestigio ponen de manifiesto que buena parte de la población mundial carece de algunos nutrientes: zinc, vitaminas B12, A y D están en los productos de origen animal. Todas estas corrientes tratan de sustituir la carne, los huevos, la leche.

En el consumo y la compra hay criterios religiosos, éticos, más relacionados con estilos de vida. Es el consumo que viene, que ya existe, el escenario que tenemos. Son corrientes que no tienen evidencia científica probada. Has de saber que no tienes esos nutrientes completos y debes buscarlo. En ese sentido es un esfuerzo por vincular los indicadores de sostenibilidad con criterios objetivos: valor nutricional, digestibilidad… Y que tienen que participar en una dieta equilibrada, porque el ser humano es omnívoro. Puede haber personas que ingieren quizá un exceso de carne. En 2050 se duplicará la población mundial. El cambio económico en el mundo y sobre todo en Asia, India, China y a futuro África, estará en estos países. También aumentarán las materias de origen vegetal. En EE.UU. hay ya grandes grupos de inversión con materias vegetales que simulan las hamburguesas.

“Hay que informar al consumidor difundiendo buenos informes y artículos, con base científica, para que sea él quien elija con objetividad, atendiendo a la salud y la nutrición”

La desinformación es muy dañina. ¿Qué podemos hacer ante ello?
Hace poco ha salido desde EE.UU. un gran informe, un metanálisis sobre el consumo de carne. Hay que informar al consumidor, que es el que selecciona y elige con objetividad, atendiendo a la salud y la nutrición. Son quienes de verdad tienen que estar informados. Hay que difundir para ello buenos informes y artículos y trabajar y aportar de manera seria, con base científica.

¿Qué beneficios nos aporta principalmente el consumo de carne? ¿Cuál sería una buena cantidad a consumir en nuestra dieta semanal?
Hay que complementar nuestra dieta con huevos, pescado, queso y otros alimentos de origen animal. Diariamente, según las necesidades nutricionales para llevar una dieta equilibrada, hace falta tomar proteína de origen animal, que aporta aminoácidos de elevada calidad. Tendría que ser un 50% de origen animal y el otro 50% de origen vegetal y depende de en qué fases de la vida variará. En la adolescencia es mayor porque estás sintetizando crecimiento. En nuestra tierra además nos beneficiamos de un tipo de carne con una producción cercana y autóctona. Además, la alimentación es la satisfacción que produce, las emociones que genera lo que rodea su consumo. Como la experiencia de comer un chuletón en un entorno social de conexión con otras personas. Valorémoslo también. Más en un entorno natural como el que tenemos.

“Lo fundamental es llevar una dieta equilibrada, variada, con alimentos de la tierra y de temporada. No tiene sentido traer alimentos desde la otra parte del mundo. Consumiendo nuestros productos estamos impulsando y sosteniendo nuestras economías locales.”

¿Qué mensaje final darías a los consumidores?
Que lo fundamental es llevar una dieta variada con alimentos a poder ser frescos, locales, con tratamiento que mantenga el nivel nutricional, los aceites, las frutas que nos da la tierra de productores del entorno, variados y de temporada. Cada una de nuestras situaciones locales es lo perfecto. No tiene sentido traer alimentos desde la otra parte del mundo. Tratar de ver que consumiendo nuestros productos estamos impulsando y sosteniendo nuestras economías locales. Eso es lo que deberíamos defender. Eliminar plaguicidas, pesticidas, desarrollar líneas de investigación y trabajo y desarrollo para sacar productos lo más naturales posible.