El pasado día 21 se celebró este tradicional concurso que abre la navidad en Euskadi. En esta ocasión, y debido a la pandemia que sufrimos por el virus de la Covid-19 el certamen se celebró sin público y trasladó su ubicación al Basque Culinary Center.

La carnicería Kepa Loidi de Orio se alzó con el galardón por delante de dos carnicerías Navarras, Carnicería Pako de Olazagutia y Comercial Leframa de Tudela. Este año, en total se presentaron 23 productores de los que 7 eran Navarros.

Aunque el acto no pudo ser disfrutado por el público en directo, muchos pudieron seguir su desarrollo a través de una retransmisión en streaming. El jurado, compuesto por grandes chefs como  Elena Arzak, Pedro Subijana,  Amaia Ortuzar y Xabier Zabaleta, echó en falta la asistencia de público y el ambiente de otros años, pero destacó la gran calidad de los productos presentados.

PATXI ALDASORO
(Carnicería Pako de Olazagutia)

¿Cómo viviste el día?
-Trabajando. Mandé a mis padres porque se celebró en viernes a puerta cerrada. Lo estuve viendo desde el ordenador porque lo hicieron en streaming.

¿Os habéis presentado más veces al concurso?
-Nos hemos presentado muchas veces. La primera vez fue en 2001 y en total habrán sido unas veinte veces. Hemos ganado el primer premio en cuatro ocasiones.

¿Qué no debe faltar a una chistorra para que sea un producto de primera calidad?
-Es indispensable que sea de cerdo, y luego el pimentón, ajo, sal y tripa.

¿Qué es lo más beneficioso o importante que supone para ti presentarse a este concurso?
-El prestigio, el reconocimiento. Te hace una ilusión tremenda que se reconozca un trabajo bien hecho. Desde que se ha jubilado mi padre seguimos al pie del cañón, hemos seguido recogiendo premios. Da repercusión y es un orgullo. Cuando ganas, todavía mucho mejor, pero además ya solo lo que es el concurso está valorando un producto casero y realzando al carnicero artesano. Atraes además clientes y eres reconocido.

FRANCISCO AGUADO
(Comercial Leframa de Tudela)

¿Cómo viviste el día?

-Llevo subiendo varios años pero este presentaba una chistorra nueva, diferente, que he ido mejorando, así que con mucha ilusión. De normal se hace en la Plaza de Guipúzcoa y hay un ambientazo enorme, y este año por el tema del Covid subimos al Basque Culinary Center. Entré casi una hora antes porque no lo conocía. Es muy bonito. Luego veías el orden en la organización, cada uno en su sitio, todos separados… Este año no había gente ni tantas distracciones para el jurado en ese sentido.

¿Os habéis presentado más veces al concurso?
-Sí, llevamos varios años presentándonos.

¿Qué no debe faltar a una chistorra para que sea un producto de primera calidad?
-La chistorra son cuatro ingredientes, lo difícil es encontrar el equilibrio. Si echas bueno, generalmente, sale bueno, pero luego está el trato de lo que es la carne. Y que sea todo natural, por supuesto. Con estos niveles de los que estamos hablando ya son detalles.

¿Qué es lo más beneficioso o importante que supone para ti presentarse a este concurso?
-Sobre todo es un reconocimiento a tu trabajo, a tu producto. Los que están arriba ganando lo viven con mucha ilusión, sabiendo que están haciendo las cosas bien.