POR: Carniceros de Navarra

INGREDIENTES

(Para 4 personas)

– Conejo troceado en porciones (2 bandejas)

– 5 dientes de ajo

– 10 g de harina de trigo

– 200 ml de vino blanco

– 200 ml de caldo de carne

– Aceite de oliva virgen extra

– Sal y pimienta al gusto

– Zumo de un limón

1. Sazonamos y pasamos por harina los trozos de conejo. Después, disponemos en una cazuela baja cinco cucharadas de aceite de oliva y doramos en ella los cinco dientes de ajo sin pelar.

2. Vamos incorporando a la cazuela las piezas de conejo enharinadas, sin preocuparnos si no caben todas en un primer momento, ya que, según vayan dorándose, podremos acomodarlas sin problema.  

3. Freímos bien las tajadas hasta que estén bien hechas por dentro y adquieran un buen color (más o menos llevará unos veinte minutos). Les damos la vuelta continuamente hasta que queden bien doraditas. Cortamos entonces un limón y lo exprimimos repartiendo los jugos por encima de cada trozo de conejo. Añadimos el vasito de vino y el de caldo, subimos el fuego y dejamos que la salsa vaya reduciendo. 

4. Con cuidado de no quemarnos, sujetamos la cazuela con las dos manos y vamos haciendo movimientos circulares para que la salsa vaya ligando y se evapore el líquido.

Servimos bien caliente.