Hemos cerrado un 2020 extremadamente complicado para todos. Sin embargo, podemos sacar varios mensajes positivos de este año que hemos dejado atrás y que se reflejan en la recién publicada Memoria Cedecarne 2020. 

El esfuerzo, constancia y sacrificio del sector han dado sus frutos y los negocios han salido a flote logrando mantener sus persianas abiertas. El servicio a nuestros clientes, más en estos momentos delicados que nos está tocando atravesar, ha sido el motor fundamental para continuar al pie del cañón. 

Atención personalizada, cercanía, calidad, tradición y consejo personalizado han sido nuestras señas de identidad como sector. Seguir manteniendo con vida nuestras carnicerías, charcuterías,  pollerías y casquerías, adaptándonos a la nueva realidad y formas de consumir y comprar han sido la guía durante todo este tiempo. Nuevos clientes, perfiles más jóvenes que hasta ahora no hacían compra en establecimientos tradicionales, se han acercado a nuestros negocios buscando productos de calidad y diferentes, de cercanía, fáciles de cocinar o listos para comer. 

La venta online, por teléfono o whatsapp, así como los pedidos para recoger en tienda o los envíos a domicilio se han incrementado enormemente durante el año de la pandemia. De hecho, parece que la tendencia continuará, ya que, según datos recogidos en diferentes encuestas realizadas al sector en los meses de abril y mayo por Cedecarne y otras organizaciones, más de la mitad de los encuestados responden que mantendrán sus ventas a domicilio, ya que consideran que aporta valor a sus negocios. 

También mostramos nuestra alegría porque, pese a la difícil situación de la crisis sanitaria para muchas empresas y sectores, en nuestro caso, un 73,30% de los profesionales no han modificado prácticamente su plantilla, el 47% no ha visto reducida su facturación, y un 83% no ha tenido que realizar ERTE o reducir su plantilla. Por supuesto, mandamos un mensaje de ánimo al quienes han tenido que hacer esfuerzos extra y ajustar números para poder seguir en pie, y también les decimos que estamos aquí para, entre todos, salir a flote. 

No han parado de celebrarse reuniones, actividades y seminarios online y nuestros gremios alrededor de toda la geografía nacional han sido un ejemplo de unión, fuerza y profesionalidad. En nuestro caso concreto, desde el Gremio de Carniceros de Navarra, dimos una vuelta a la situación y el pasado octubre pudimos celebrar un concurso online de Chistorra, que pasó a ser un homenaje para nuestros clientes, convirtiéndolo en un concurso de cocina a través de las redes sociales. 

En palabras de nuestro Presidente del GCN, Luis Zuazu, “El comercio de cercanía ha sido uno de los grandes favorecidos tras la crisis sanitaria. Las personas hemos buscado el trato directo y nos hemos preocupado por cuidar la alimentación durante este tiempo. La pandemia también nos ha enseñado que el apoyo y la información que recibimos de nuestros Gremios resultan fundamentales”. 

Podemos concluir que, la adversidad ha logrado hacernos más fuerte como sector y contribuir a acelerar notablemente el proceso de modernización que venía gestándose, adaptándolo a los nuevos hábitos de compra y consumo. El comercio tradicional ha sido un ejemplo de apoyo a nuestros consumidores, demostrándoles que en los establecimientos podían encontrar cercanía, seguridad y tranquilidad.