El debate sobre utilizar el nombre de productos cárnicos y lácteos para las imitaciones vegetales es mucho más complejo de lo que parece a primera vista. Las “salchichas veganas” o “hamburguesas veganas” ¿Son realmente salchichas y hamburguesas? ¿Deben ser reconocidas como tales?

Según un grupo de organizaciones europeas representativas del sector ganadero, permitir esto, tendrá repercusión a largo plazo en el sector cárnico y ganadero. Por eso, hacen un llamamiento a la movilización de todo el sector y lanzan una campaña para instar a los miembros del Parlamento Europeo a estudiar con la mayor atención el impacto y las consecuencias de la generalización de estos términos que a su juicio fomenta prácticas comerciales engañosas e injustas.

 Jean-Pierre Fleury, presidente del grupo de Trabajo sobre carne de vacuno, ha declarado “El sector ganadero europeo no pretende oponerse a este desarrollo; simplemente pedimos que se reconozca y se respete el trabajo de millones de agricultores y trabajadores del sector ganadero europeo. No tengo miedo de decir que se trata de un caso patente de secuestro cultural. Algunas agencias de marketing están aprovechando esto para confundir deliberadamente a los consumidores, al promover la opinión de que reemplazar un producto por otro no afecta a la ingesta nutricional”.

La campaña de comunicación «ceci n’est pas un steak» plantea cuestiones fundamentales sobre la información al consumidor, nuestro patrimonio cultural y el poder del marketing moderno, que mezcla alegremente los intereses y valores de las grandes empresas.

El sector ganadero europeo no pretende oponerse a este desarrollo; simplemente pedimos que se reconozca y se respete el trabajo de millones de agricultores y trabajadores del sector ganadero europeo. No tengo miedo de decir que se trata de un caso patente de secuestro cultural».
Jean-Pierre Fleury

 En el manifiesto de la campaña,l as organizaciones europeas consideran que las imitaciones vegetales que tienden a copiar las denominaciones y las características de los productos cárnicos y lácteos deberían elaborar su propia estrategia. El sector vegetal debe intensificar su esfuerzo creativo. En lugar de invertir en actividades de lobby, estas empresas deberían desarrollar nuevos conceptos de marketing, con miras a obtener el reconocimiento de los consumidores y a resolver la paradoja fundamental de la industria de las imitaciones vegetales. ¡Ninguna industria que aspire a consolidarse en el mercado necesitaría construir su reputación enfocando sus esfuerzos de marketing en los productos ya existentes y en una lucha contra ellos!